Symantec ha publicado una noticia en la que dice que los estafadores en Internet donan parte del dinero conseguido con sus fraudes a proyectos de caridad. Es una tendencia que se está observado y que, aunque parezca extraño, tiene una explicación razonable.

La industria del malware y la estafa en Internet mueve un volumen importante de números de tarjetas de crédito, con los que trafican y de los que se benefician directa o indirectamente.

Pero … ante tanto número de tarjeta comprado y vendido, ¿cómo saber cuál es válido? Comprobar la validez de los códigos de una tarjeta comprando cualquier producto puede hacer saltar las alarmas. Para un atacante que necesita pasar lo más inadvertido posible, las
donaciones de caridad se han convertido en buenas aliadas Con esto se aseguran que, si la operación se realiza con éxito, la tarjeta puede volver a ser usada en compras más “lucrativas” o revendida.
Existen otras ventajas, según Symantec. Los bancos pueden llegar a monitorizar las transacciones habituales de una tarjeta, y obtener un perfil de actuación “habitual” de su dueño. Donar cantidades a instituciones sin ánimo de lucro no es un movimiento “normal” para la mayoría de las personas, y precisamente ese carácter extraordinario lo hace pasar por movimiento perfectamente posible y ocasional para muchos. Además, con este tipo de donaciones, voluntarias, pueden donar cantidades ridículas (desde algunos céntimos a un dólar) sin necesidad
de comprar realmente nada y optimizar así los recursos invertidos en la comprobación real de la validez de la tarjeta.

Más información:

Scammers make friends with charities

Scammers Play Robin Hood to Test Stolen Credit Cards

Be Sociable, Share!