Xperiencias Es común encontrar la figura de un “Data Marshall” asociada a las bases de datos corporativas de las empresas. El trabajo de esta persona es definir las reglas necesarias para asegurar la máxima calidad de los datos, muchas veces a este conjunto de reglas/procedimientos tienden a denominarlo modelo de datos, algo incorrecto desde el punto de vista técnico y que puede crear algunos problemas de interpretación.

Desde un punto de vista técnico, con un modelo E/R o similar definimos una base de datos, y con la documentación de la capa de presentación deberíamos tener toda la información necesaria para el usuario. Sin embargo, no es del todo correcto.

Un sistema estándar tipo ERPs, CRMs,… etc. suele ajustarse a las medidas del cliente, pero siempre quedan cosas sin definir. Ejemplo: las famosas “línea de dirección 1”, “línea de dirección 2”… etc. ¿Qué introducimos en cada una? ¿Con mayúsculas/minúsculas? ¿Con espacios? ¿Qué idioma (no es trivial)? ¿Qué orden? ¿Con abreviaturas? ¿Cuáles?… etc. 

Las preguntas son resueltas mediante procedimientos que indican las reglas a seguir. Al conjunto de todas estas reglas muchas veces las denominan de forma incorrecta modelo de datos.

Be Sociable, Share!