Son la infraestructura del futuro de las comunicaciones.

La competencia del mercado y las nuevas necesidades de los clientes está forzando a que los proveedores de telecomunicaciones e Internet traten de ofrecer cada vez más y mejores productos que acaban por solaparse, encontrando operadores que ofrecen simultaneamente servicios de telefonía fija y móvil, servicios de transmision de información y servicios de difusión de TV y radio, entre otros.

Esto lleva a la aparición de lo que se ha denominado como “Next Generation Network”(NGN) capaces de proporcionar servicios de voz, datos y contenido multimedia sin importar la ubicación, tecnología de acceso o equipo terminal. Por tanto, se trata de un nuevo concepto en el que una sola plataforma ofrece múltiples accesos a múltiples servicios [ITU Y.2001]. Por tanto, las NGN son capaces de ofrecer a los proveedores la capacidad para ofrecer servicios de comunicación, tanto de tiempo real como no, entre pares iguales o según una configuración de servidor. 

Un rasgo fundamentalmente de las NGN es la capacidad para soportar la movilidad y nomadismo tanto usuarios como dispositivos.
Gracias a esta característica se permitirá una prestación coherente de servicios al usuario, es decir, éste será considerado como una sola entidad aunque utilice diferentes tecnologías de acceso, a los mismos servicios. Se trata de un solo cliente que recibe servicios de telefonía ya sean estos a través de redes fijas (PSTN, ISDN) o redes móviles (GMS, UMTS).

La NGN puede definirse por las siguientes características fundamentales:

  • transferencia basada en paquetes;
  • separación de las funciones de control en capacidades de portador, llamada/sesión, y aplicación/servicio;
  • separación entre la prestación del servicio y el transporte, y la provisión de interfaces abiertas;
  • soporte de una amplia gama de servicios, aplicaciones y mecanismos (incluidos servicios en tiempo real/de flujo continuo en tiempo no real y multimedia);
  •  capacidades de banda ancha con QoS extremo a extremo;
  • interfuncionamiento con redes tradicionales a través de interfaces abiertas;
  • movilidad generalizada;
  • acceso sin restricciones de los usuarios a diferentes proveedores de servicios;
  • variedad de esquemas de identificación;
  • percepción por el usuario de características unificadas para el mismo servicio;
  • convergencia de servicios entre fijo y móvil;
  • independencia de las funciones relativas al servicio con respecto a las tecnologías de transporte subyacentes;
  • soporte de múltiples tecnologías de la última milla;
  • la conformidad con todos los requisitos reglamentarios, por ejemplo en cuanto a comunicaciones de emergencia, seguridad, privacidad, interceptación legal, etc.
Be Sociable, Share!