La Comisión abre el debate sobre el futuro del servicio universal. Y es que hasta ahora la Directiva de servicio universal (2002), establece que “los ciudadanos deben poder conectarse a la red telefónica pública en una ubicación fija y acceder a los servicios telefónicos públicos para efectuar comunicaciones de voz y de datos con un acceso funcional a Internet“.

El informe plantea que el nuevo servicio universal se extienda a la telefonía móvil y al acceso de banda ancha a internet. Un detalle muy interesante, es que la velocidad de este acceso de banda ancha universal, estaría entre 1 y 2 Mbps.

La razón es que Internet y las TIC son el futuro motor de la economía y el objetivo que se ha propuesto la Comision Europea es que la banda ancha llegue a todos los europeos para 2010.

Pero, aunque desde 2003-2007 el uso de la banda ancha en la UE se ha multiplicado por tres, llegando al 36 % de los hogares, el 7 % de la población de la UE no está conectada todavía (el 30 % en las zonas rurales). Las diferencias dentro de la UE son sustanciales: el 100 % de la población está cubierta en Dinamarca, Luxemburgo y Bélgica, pero en Rumanía más del 60 % (el 75 % en las zonas rurales) no tiene acceso a la banda ancha. Incluso en economías fuertes como Italia y Alemania, el 18 % y el 12 % respectivamente de la población rural está sin cubrir. 

La Comisión ha publicado un informe que muestra que los mercados competitivos de la Internet de banda ancha están aportando a los ciudadanos de la UE un acceso generalizado y asequible. No obstante, hacen falta más esfuerzos para garantizar la «banda ancha para todos». Hasta la fecha, la UE ha promovido la banda ancha por medio de los 3 instrumentos siguientes:

(1) Normativa en el sector de las telecomunicaciones para favorecer la competencia y la inversión. Europa contaba con casi 100 millones de líneas de banda ancha en enero de 2008, siendo el índice de crecimiento del 20 %, con 52 000 líneas nuevas conectadas diariamente en 2007 (IP/08/460). La semana pasada, la Comisión publicó nuevas directrices sobre la manera de garantizar la competencia y la inversión en las redes de fibra óptica (IP/08/1370).

(2) El pasado verano se estableció un nuevo sistema para estimular los servicios móviles por satélite, capaces de ofrecer banda ancha por satélite en la UE. El Parlamento Europeo y el Consejo crearon una ventanilla única para la autorización de tales servicios: en lugar de 27 procedimientos, los operadores móviles por satélite presentan ahora sus solicitudes a la Comisión (IP/08/1250).

(3) En noviembre de 2007, la Comisión presentó propuestas para la reforma de la gestión del espectro radioeléctrico a fin de liberar recursos para los nuevos servicios inalámbricos (IP/07/1677), que fueron aprobadas en su mayor parte por el Parlamento Europeo el 24 de septiembre (MEMO/08/581). Si el Consejo acepta también esta nueva forma de gestión del espectro, podrá usarse el dividendo digital –espectro radioeléctrico suplementario liberado tras el paso de la televisión analógica a la digital– para los servicios de banda ancha inalámbricos, y no solo para nuevos canales de televisión.

El informe señala también el fuerte crecimiento del número de europeos que usan el teléfono móvil. Desde que asumió sus funciones la actual Comisión, los abonos a la telefonía móvil han pasado del 85 % al 112 %. «Demuestran que actualmente no es necesario imponer obligaciones de servicio universal a los operadores móviles, aunque algunos de sus grupos de presión traten de convencernos de lo contrario últimamente.»

Para leer el informe: EU

Be Sociable, Share!