La Comisión Europea propuso reforzar los derechos de los consumidores que compran a través de Internet en toda la Unión Europea (UE) con el objetivo de impulsar las compras transfronterizas y permitir que los ciudadanos puedan beneficiarse más fácilmente de las diferencias de precio de un país a otro.La nueva norma, que aún debe ser aprobada por los Estados miembros y por la Eurocámara, exigiría al vendedor que proporcione al usuario una información completa sobre el producto para que pueda elegir con conocimiento de causa. Además la nueva norma obligaría a los vendedores a entregar los productos en un plazo máximo de 30 días y garantizará a los consumidores un periodo de reflexión de 14 días para retractarse de una compra sin penalización.

La norma deja claro que, cuando un consumidor no haya sido informado de antemano sobre todos los costes extra y las tasas adicionales, no estará obligado a pagarlas y tendrá derecho a que se le devuelvan.

Además, prohíbe totalmente que en una página web aparezca preseleccionada una casilla que suponga un pago extra: por ejemplo, el del seguro voluntario en el caso de los billetes de avión.

En segundo lugar, se obligará a la empresa a entregar el producto al consumidor en un plazo máximo de 30 días laborables a partir de la fecha de la compra. El vendedor deberá asumir todos los riesgos y costes de deterioro o pérdida del producto hasta el momento en que llegue a las manos del comprador.

La norma instaura a escala de la UE un periodo de reflexión común de 14 días laborables durante el cual el consumidor puede cambiar de opinión y retractarse de la compra sin coste alguno.

También se establece una lista común de remedios a los que podrá recurrir el cliente que haya comprado un producto defectuoso (por ejemplo, la reparación o la sustitución en primer lugar y la reducción del precio o la devolución del dinero sólo en circunstancias específicas).

Se introduce una “lista negra” de cláusulas contractuales abusivas que quedan prohibidas en toda la UE y una lista gris de cláusulas dudosas cuya bondad deberá demostrar la empresa en cada caso. Y se refuerza la protección contra la venta forzada, por ejemplo de los vendedores a domicilio.

Las nuevas reglas, especialmente las que refuerzan las obligaciones de información, se aplicarán también a las subastas en Internet como las que se llevan a cabo en el sitio eBay, para evitar que los productos que llegan al comprador no sean como estaban descritos en la web.

Guía del consumidor

Mas información: EuropaPress

Be Sociable, Share!