image La Contratación Pública tiene una gran repercusión en la actividad económica de los países europeos. En España se alcanza el 11% del PIB sin tener en cuenta las empresas públicas, mientras que en Europa se alcanza un 16%  de media en el presupuesto empleado en contratación/compras públicas.

Es por ello y como impulso a la propias economías (B2B) que desde la Comisión Europea se ha lanzado, dentro del programa IDABC, la iniciativa eProcurement. En concreto,  en 2006 han entrado en vigor dos nuevas directivas (2004/17/CE y 2004/18/CE) que ofrecen un marco legislativo uniforme en toda Europa. Y se han fijado ambiciosos objetivos de contratación electrónica para 2010: un 100% de disponibilidad electrónica y un 50% de uso real de procedimientos de contratación por encima de los umbrales legales.

Para conseguir estos objetivos, las administraciones, empresas y editores de software pueden beneficiarse de las actividades de contratación electrónica europea. Estas actividades han producido directrices técnicas, herramientas y servicios que facilitan el desarrollo de sistemas que cumplen la legislación de la UE.

Con respecto al futuro, la contratación electrónica europea se enfrenta a varios problemas en el campo de los catálogos, las firmas y las normas. Estos problemas deben resolverse para evitar barreras de interoperabilidad.

Esperemos lograr este objetivo y que la administración publica sirva de motor de las nuevas tecnologías, de Internet y de las posibilidades que ofrece a la economía. Que por medio de la contratación pública, a través de medios electrónicos, se difunda el comercio electrónico al tejido productivo (empresas proveedoras de la administración) que permitiría avanzar de forma ordenada pero rápida hacia el comercio electrónico entre empresas (B2B), sobre todo entre las pymes.

Enlaces:

Be Sociable, Share!