Durante años las empresas y sus departamentos de sistemas han intentado limitar el acceso a Internet de sus empleados, sobre todo a determinados sitos Web que todo hace indicar que han sido los causantes de una bajada del nivel de productividad en el trabajo. Pero un sorprendente estudio llevado a cabo por la Universidad de Melbourne revela que no todo es malo… (ver para creer).

Según el estudio, el 70 por ciento de los empleados utilizan Internet durante sus horas laborables para fines personales. De ellos, el 9 por ciento son más productivos que aquellos empleados que no utilizan Internet para distraerse un rato.

Navegar por Internet con una motivación lúdica en horas de trabajo puede aumentar la concentración de los trabajadores”, sentencia Brent Coker, de la mencionada universidad. “La gente necesita distraerse un rato de vez en cuando para volver a concentrarse en sus tareas”, explica.

Según Coker, utilizar Internet en horas laborables para fines personales conlleva desde leer periódicos on-line, jugar a juegos, mantenerse en contacto con los amigos a través de redes sociales (Twitter o Facebook) o ver vídeos en YouTube. “Las paradas cortas, como una rápida navegación por Internet, permite a la mente descansar un rato, lo que le permite tener una mayor concentración y, como consecuencia, ser más productivo”, explica.

Así pues, este responsable echa por tierra las prácticas que llevan a cabo muchas empresas, “quienes gasta millones en aplicaciones que bloqueen el acceso de sus empleados a sitios para ver vídeos, de redes sociales o de compras on-line porque creen que estas actividades les cuesta millones en pérdidas de productividad”.

Este informe también revela que los empleados dedican menos del 20 por ciento de su tiempo a navegar por Internet mientras trabaja.

Fuente: IDG

Be Sociable, Share!