La DGT acaba de abrir una ventanilla electrónica para el pago de multas con tarjeta de crédito. En sólo 20 días, y sin que se haya anunciado públicamente su puesta en marcha, ya ha cobrado 1.500 sanciones a través de su página en Internet (www.dgt.es ) y ha recaudado 180.000 euros. El nuevo servicio, que está en fase de pruebas y previsiblemente será presentado en los próximos días, es uno de los pilares de la denominada Jefatura Virtual, que aún se encuentra en una fase bastante embrionaria. Hasta ahora las sanciones sólo se podían abonar en sucursales del Banco de Santander, oficinas de Correos o jefaturas provinciales y locales.

Cómo funciona

El infractor debe introducir su nombre, apellidos, el número de DNI, NIE o NIF, el número de expediente y el importe de la sanción. El sistema valida los datos, solicita un número de tarjeta de crédito, y emite un justificante de pago. Para quienes dispongan de certificado digital o DNI electrónico, el proceso es muy similar, pero además, podrán consultar su expediente y comprobar si tiene más sanciones pendientes, y pagarlas en ese instante. Si el pago se realiza dentro de los 30 días posteriores a la denuncia, el descuento del 30% se realiza automáticamente.

Futuras ampliaciones de servicios de la DGT

En dos meses está prevista otra novedad: que los titulares de vehículos puedan identificar a través de la Jefatura Virtual de la DGT al conductor responsable de una infracción cuando la Administración se lo requiera. Este paso complementa a la notificación de denuncias a través de correo electrónico y del móvil, que echó a andar el pasado mes de febrero. Casi 7.500 personas físicas, y otras 600 empresas se han apuntado ya para recibir estos avisos. Así, desde hace tres meses, los carteros han dejado de entregar 9.500 denuncias.

El alta es, de momento voluntaria, aunque la reforma de la Ley de Seguridad Vial (en tramitación parlamentaria) contempla que se convierta en obligatoria para las personas jurídicas. Para recibir las notificaciones por esta vía es necesario tener un DNI electrónico o un certificado digital. La DGT pretende utilizar este hilo directo con el conductor para comunicar además otras informaciones, como la fecha de renovación de los permisos de circulación y de conducción.

Según los responsables del departamento que dirige Pere Navarro, esta opción es especialmente útil para aquellas personas que acostumbran a pagar sus multas y que quieren evitar un embargo de sus cuentas bancarias en caso de que, por cualquier circunstancia, no lleguen a recibir la notificación de la denuncia -cambio de domicilio o estar fuera de casa cuando Correos pretende hacer la entrega, por ejemplo-. También para las empresas con flotas de vehículos y compañías de alquiler. La DGT destaca que, además, el denunciado puede así iniciar más rápidamente el proceso de alegaciones, si lo considera oportuno, o beneficiarse del pronto pago. Claro que la Administración también se ahorrará muchos miles de euros en trámites y previsiblemente cobrará un mayor número de multas y en menos tiempo.

La semana pasada se dio otro paso: Seat se convirtió en la primera marca en matricular sus vehículos de forma totalmente electrónica. El fabricante envía por Internet a la Administración el número de bastidor del coche y casi automáticamente y por la misma vía recibe el número de matrícula. Así, el usuario puede comprar y salir del concesionario con su coche sólo unas horas después. Con este trámite se elimina todo el peregrinaje a los distintos organismos oficiales y el papeleo actual. La matriculación electrónica para los particulares no llegará, sin embargo, hasta el año que viene.

Fuente: Elpais
Be Sociable, Share!